San Josemaría Escrivá
Favores obtenidos por la intercesión del fundador del Opus Dei

Una petición sencilla, clara y contundente

J.M.L., Venezuela

17 de febrero de 2017

Hay una mujer humilde, en un precioso pueblecillo andino de Venezuela que, como tantas mujeres de aquellas tierras, tiene en casa su altarcito con estampas de los santos de su devoción y, entre ellas, la de san Josemaría. Aunque no sabe leer, se la leyeron tantas veces que ya la recita de memoria.

[continuar leyendo...]

Un favor completo

C. M. H., Puerto Rico

20 de enero de 2017

Hace un año y medio que pedía a san Josemaría un trabajo para mi papá. Después de varios intentos consiguió un empleo fijo y a tiempo completo. Pero poco antes de la Navidad se dañó el vehículo que usaba para repartir la mercancía. Su jefe inmediato le dijo que tenía dos opciones: esperar dos semanas, tiempo del arreglo, o buscar otro empleo.

[continuar leyendo...]

Trabajo

M., Polonia

20 de enero de 2017

Durante más o menos tres años estuve buscando un trabajo, pero sin ningún resultado. En internet encontré la novena a san José y a san Josemaría. Después de menos de un mes de oraciones recibí el trabajo deseado. Estos santos nunca fallan. Gracias a Dios

Una beca

M., Argentina

4 de enero de 2017

Hace tiempo vengo rezando a Dios por intercesión de san Josemaría para conseguir una beca en una institución importante que me hace mucha ilusión profesional. En 2010 hice un intento que no resultó. No obstante seguí encomendando y en 2015 envié una solicitud para volver a postularme. En una primera instancia quedé desestimada: el jurado era realmente adverso y me objetaban algunos puntos de mi postulación. Empecé -con mucha fe- una novena tras otra a san Josemaría para que me dieran esa beca e hice un nuevo intento: escribí un pedido de reconsideración. En el cuarto día de la séptima novena, fiesta de la Visitación, me escribieron un mail diciendo que me habían concedido la beca. Gracias, san Josemaría.

Un trabajo

L. C., México

22 de noviembre de 2016

Vivo en Ciudad de México, pero soy de Guadalajara. A finales de abril del 2015 conseguí una beca para venir a hacer una especialidad en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Panamericana. Para poder venirme a México DF era necesario que consiguiera trabajo, así que comencé a buscar por muchas partes y a mandar currículums. Visité la ciudad a principios de mayo e hice tres entrevistas de trabajo. Una de ellas fue en una agencia de publicidad que me gustó mucho y, además, las oficinas quedan a tres cuadras del que sería mi departamento. Cuando regresé a Guadalajara comencé la novena del trabajo a san Josemaría y, a la semana de haberla empezado, me llamaron de esa empresa para una segunda entrevista por Skype. Estaba muy feliz pues no solo lo veía como un trabajo que me quedaba cerca del departamento sino que también es una prestigiada agencia de publicidad. Para cuando terminé la novena ya había tenido la segunda entrevista y había entregado unos casos publicitarios. A la semana de esa segunda entrevista me volvieron a llamar para hacerme la propuesta económica y después para decirme que me esperaban en dos semanas. Tuve que adelantar mi mudanza ya que el trabajo salió unos meses antes de cuando me tenía que mudar por la especialidad. Estoy segura que todo esto fue gracias a la intercesión de san Josemaría y me da alegría compartirlo, aunque ya haya pasado casi un año.

Recé estampas sin parar y sanó a mi hija

C. M. H., Puerto Rico

22 de noviembre de 2016

Hacía años que mi esposo había fallecido. Durante esos años yo había hecho de padre y de madre para mis tres hijos, pero especialmente para mi hija, que es la menor de todos. Ella cursaba su último año de medicina, a punto de graduarse.

[continuar leyendo...]

Novena y algunas tertulias

C. C.

22 de noviembre de 2016

Hace aproximadamente un año y medio, descubrí el mensaje de san Josemaría. El ambiente de mi casa era un poco contrario a la religión, pues, por varias situaciones, se habían alejado de la Misa y la confesión. Así que comencé una novena a san Josemaría y les invité a que vieran algunas de sus tertulias.

[continuar leyendo...]

Es cuestión de no perder la esperanza

A. C. D., Brasil

27 de septiembre de 2016

En octubre del año pasado, un día me desperté decidida a dejar mi trabajo, a sabiendas que Brasil está pasando por una situación difícil,y que hay mucha gente buscando empleo. Pero en el trabajo que tenía no me sentía bien, así que renuncié. En ese momento empecé a rezar la Novena a san Josemaría que mi cuñada me había dado. Hice algunas entrevistas, siempre con la certeza de que si no me daban el empleo, era porque algo mejor me estaba esperando. Ahora, a primeros de mayo, he conseguido un trabajo como nunca me hubiera imaginado. El mensaje que querría dejar es que en toda actividad se ponga amor y, de este modo, siempre será para bien: ¡es cuestión de no perder la esperanza!

Un cambio rotundo

N.N., Argentina

27 de septiembre de 2016

Una hija mía estaba completamente alejada de la religión católica (…). Se había alejado de la fe, involucrándose en un grupo de ideología oriental durante años. No quería hablar conmigo de esto y tampoco quería verme. Se alejó de mí.

[continuar leyendo...]

Un trabajo perfecto para mí

A., Polonia

27 de septiembre de 2016

En el otoño del año pasado perdí mi trabajo. Mandé muchos currículums, pero recibí sólo tres posibilidades de entrevista. Estaba destrozada... Entonces una amiga me recomendó la novena a san Josemaría y ese mismo día la empecé. Después de casi cuatro meses rezando la novena me llamó un conocido con una oferta de trabajo que es perfecta para mí y me permite desarrollarme. Muchas gracias a mi amiga por acercarme a san Josemaria y a la Iglesia... ¡Gracias, san Josemaría! ¡Gracias a la Virgen y a Jesús!

Pérdida

R. G., Costa Rica

11 de agosto de 2016

Hace una semana estuve comprando unas puertas y sus accesorios en una ferretería. Pagué con mi tarjeta de crédito y, como es lógico, tuve que enseñar mi cédula de identidad. Iba con una amiga y teníamos un poco de prisa por lo que me puse a empacar los accesorios. Nos cargaron las puertas y nos fuimos. Al día siguiente fui a hacer otras compras y pagué también con mi tarjeta de crédito pero no encontré mi cédula. Me permitieron pagar porque el monto era poco y soy cliente frecuente en ese local. Inmediatamente me preocupé y se lo encomendé a san Josemaría y a la Virgen con una jaculatoria que se usa en este país: "ojitos de la Virgen pónmela delante", sabiendo a la vez la gran devoción de san Josemaría a nuestra Madre. La busqué en mi casa, en la cartera, en el auto y en el auto de mi amiga. Estaba rezando que apareciera pues es indispensable para todo tipo de trámites. Al fin, un poco desanimada porque ya había pasado una semana, fui a la ferretería y ahí estaba. Me la entregaron al instante y por este favor doy gracias a san Josemaría.

Se le pasó la tos

México

22 de julio de 2016

En el mes de febrero se enfermó mi hija de 4 años. Fuimos al pediatra tres veces pero ningún medicamento le curaba la tos. Tosía tres horas seguidas por las noches. Una madrugada, ya desesperada, tomé una estampa de san Josemaría y se la pasé por el cuerpo. Le pedí con todo mi corazón a san Josemaría que se le pasara. Después la volví a llevar al médico, rezando antes la oración de san Josemaría. Al tercer día mi hija estaba recuperada. Doy gracias infinitas a san Josemaría. Mi familia y yo le tenemos mucha fe.

Posgrado

S., Uruguay

22 de julio de 2016

Confío en que gracias a san Josemaría Escrivá quedé seleccionada para realizar un estudio de posgrado. Había comenzado a leer la Novena en ese momento. Me encuentro muy agradecida.

Buenas noticias

F.E.M., Finlandia

12 de julio de 2016

Con gran alegría comparto mi historia. Conocimos a san Josemaría hace unos años por un amigo que nos dejó el libro ‘Amigos de Dios’. Con mi marido solíamos leer juntos este libro y nos hemos enamorado de este santo y de sus enseñanzas. Hicimos investigaciones para saber más. El año pasado (2015) me despidieron de mi empleo. Aunque esto representaba una crisis para mi familia, nunca perdí la esperanza. Cuanto más leía la página web de san Josemaría, más se fortalecía mi fe. Un día me encontré con la Novena del trabajo en un relato de la sección Testimonios. Mi marido y yo rezamos dos Novenas completas. Visitamos Italia en diciembre, fuimos a la iglesia prelaticia del Opus Dei, y pudimos rezar ante las tumbas de san Josemaría y del beato Álvaro. En enero de este año mi marido se topó con un antiguo amigo al que hacía como 5 años que no encontraba. En la conversación surgió la noticia de una organización en mi especialidad que contrataba nuevos empleados. Rápidamente les envié el curriculum y me convocaron para una entrevista dos semanas más tarde. El 31 de enero me llamaron con la buena noticia de que me ofrecían el puesto. Estoy muy agradecida por la intercesión de san Josemaría y del beato Álvaro. Sigo pidiendo siempre que haga mi trabajo lo mejor que pueda, para mayor gloria de Dios.

Unión familiar

México

12 de julio de 2016

Quiero dar testimonio de la ayuda de Dios que he recibido por medio de la intercesión de san Josemaría. Tuve que mudarme de ciudad por motivos de trabajo. El cambio ha sido doloroso y nos ha afectado en nuestra unión familiar. Pedí que Dios me iluminase y mantuviese unida a mi familia. Ha sido difícil el camino pero, con la ayuda de Dios, lo he ido soportando. Pido a san Josemaría que siga intercediendo por mí ante Dios para lograr mi propósito. Gracias también porque los momentos de agobio son menos que los momentos de paz y armonía en mi familia.

RSS


Si desea enviar los favores que ha recibido por intercesión de san Josemaría, puede hacerlo escribiéndolos en el siguiente módulo

Para enviar favores

Nombre *


País


E-mail


¿Publicar? *
SI       NO

Código de seguridad *
 
Introduzca los números en el recuadro.

Mensaje *


  • Los campos marcados con * son obligatorios.
  • El código de seguridad sirve para evitar el envío de correo electrónico no deseado
  • Los datos recogidos en este formulario serán tratados de acuerdo con las normas de la legislación vigente. Serán utilizados exclusivamente para prestar el servicio solicitado. En ningún caso serán transferidos a terceros. El suscriptor del servicio puede consultar, modificar o anular los datos que ha facilitado.