Josemaría Escrivá de Balaguer. Fundador del Opus Dei - Tal día como hoy La vida y enseñanzas de san Josemaría día a día http://www.es.josemariaescriva.info/ <![CDATA[25 de marzo: Festividad de la Anunciación del Señor]]> Festividad de la Anunciación del Señor. “Cómo enamora la escena de la Anunciación. María ¡cuántas veces lo hemos meditado! está recogida en oración..., pone sus cinco sentidos y todas sus potencias al hablar con Dios. En la oración conoce la Voluntad divina; y con la oración la hace vida de su vida: ¡no olvides el ejemplo de la Virgen!”, dirá en un punto de Surco.]]> <![CDATA[24.3.1933]]> Escribe: “No tengas miedo a la muerte. –Acéptala, desde ahora, generosamente…, cuando Dios quiera…, como Dios quiera…, donde Dios quiera. – No lo dudes: vendrá en el tiempo, en el lugar y del modo que más te convenga…, enviada por tu Padre-Dios. - ¡Bienvenida sea nuestra hermana la muerte!”]]> <![CDATA[23.3.1939]]> Escribe una carta a Álvaro del Portillo: "Jesús te me guarde, Saxum.Y sí que lo eres. Veo que el Señor te presta fortaleza, y hace operativa mi palabra: saxum! Agradéceselo y séle fiel, a pesar de... tantas cosas. ¡Si vieras, qué ganas más grandes tengo de ser santo, y de haceros santos! Te abrazo y te bendigo. Mariano. ]]> <![CDATA[23.3.1933]]> “Véncete cada día desde el primer momento, levantándote en punto, a hora fija, sin conceder ni un minuto a la pereza”, escribe. Más tarde, contará divertido: “¿Sabéis lo que hacía yo, durante una época –hace años, apenas cumplidos los treinta- en que me encontraba tan fatigado que apenas conciliaba el sueño? Pues, al levantarme, me decía: antes de comer dormirás un poco. Y cuando salía a la calle, añadía contemplando el panorama de trabajo que se me echaba encima aquel día: Josemaría, te engañé”.]]> <![CDATA[22.3.1933]]> Escribe: “Ten presencia de Dios y tendrás vida sobrenatural”.]]> <![CDATA[21.3.1964]]> Le toman esta foto mientras celebra la Santa Misa. En el punto 438 de Forja queda expresada su devoción en la celebración del sacrificio del Altar: “Es tanto el Amor de Dios por sus criaturas y habría de ser tanta nuestra correspondencia que, al decir la Santa Misa, deberían pararse los relojes”.]]> <![CDATA[20.3.1927]]> Le destinan a atender la parroquia de Fombuena (Zaragoza), durante la semana de pasión y semana santa. “He estado dos veces en parroquias rurales. ¡Qué alegría, cuando me acuerdo! Me enviaron allí para fastidiarme, pero me hicieron un gran bien. También entonces algunos procuraban molestar. ¡Me hicieron un bien colosal, colosal, colosal! ¡Con qué ilusión recuerdo aquello!”, recordará años después.]]> <![CDATA[19.3.1963]]> San José es realmente Padre y Señor, que protege y acompaña en su camino terreno a quienes le veneran, como protegió y acompañó a Jesús ]]> <![CDATA[18.3.1925]]> Hace los ejercicios espirituales previos a la ordenación sacerdotal, que recibirá en la iglesia del seminario de San Carlos. Años más tarde comenta: “En esta casa de San Carlos he recibido yo la formación sacerdotal. Aquí, en este altar, yo me acerqué tembloroso para coger la forma sagrada y dar por primera vez la Comunión a mi madre. No imagináis…Voy de emoción en emoción”.]]> <![CDATA[17.3.1937]]> Durante la guerra civil española se ve obligado a esconderse a causa de la persecución religiosa. Nada más llegar a su último refugio en la Legación de Honduras, en Madrid, escribe una carta a algunos miembros del Opus Dei que viven en Valencia. Lo hace “en clave” para evitar la censura: “Vi al pobre Josemaría y me aseguró que ya no está en el manicomio (es su manía de ahora) y que se ha metido en honduras. Está muy contento. El Doctor me deja verle a diario”. (Es decir, todos los días celebraba la Santa Misa).]]>