Josemaría Escrivá de Balaguer. Fundador del Opus Dei - Tal día como hoy La vida y enseñanzas de san Josemaría día a día http://www.es.josemariaescriva.info/ <![CDATA[21.1.1933]]> Da el primer círculo de formación cristiana a tres jóvenes estudiantes. Años después recordará ese momento: “Al terminar la clase, fui a la capilla con aquellos muchachos, tomé al Señor Sacramentado en la custodia, lo alcé, bendije a aquellos tres..., y yo veía trescientos, trescientos mil, treinta millones, tres mil millones..., blancos, negros, amarillos, de todos los colores, de todas las combinaciones que el amor puede hacer. Y me he quedado corto, porque es una realidad a la vuelta de medio siglo. Me he quedado corto, porque el Señor ha sido mucho más generoso”.]]> <![CDATA[20.1.1933]]> Escribe: “Es cuestión de segundos... Pregúntate antes de comenzar cualquier negocio: ¿Qué quiere Dios de mí en este asunto? Y, con la gracia divina, ¡hazlo!”]]> <![CDATA[19.1.1934]]> Escribe: “¡Qué buena cosa es ser niño! —Cuando un hombre solicita un favor, es menester que a la solicitud acompañe la hoja de sus méritos. Cuando el que pide es un chiquitín —como los niños no tienen méritos—, basta con que diga: soy hijo de Fulano. ¡Ah, Señor! —díselo ¡con toda tu alma!—, yo soy... ¡hijo de Dios!”]]> <![CDATA[18.1.1932]]> Escribe un propósito: “El domingo lo dedicaré a la Trinidad Beatísima. El lunes, a mis buenas amigas las Ánimas del Purgatorio. El martes, a mi Ángel Custodio y a todos los demás Ángeles Custodios, y a todos los ángeles del cielo sin distinción. El miércoles, a mi Padre y Señor San José. El jueves a la Sagrada Eucaristía. El viernes a la Pasión de Jesús. El sábado a la Virgen Santa María, mi Madre”.]]> <![CDATA[17.1.1935]]> El mes de enero lo pasa entre dificultades económicas y materiales para sacar adelante la residencia de estudiantes DYA, donde es director Ricardo Fernández Vallespín. El 17 va con él y Juan Jiménez Vargas al Cerro de los Ángeles, a unos 10 kilómetros de Madrid. La foto está sacada ese día.]]> <![CDATA[16.1.1932]]> Escribe: “Niño, ofrécele cada día... hasta tus fragilidades”.]]> <![CDATA[15.1.1943]]> José Orlandis y Salvador Canals fueron recibidos en audiencia por Pío XII. Hablaron con el Santo Padre sobre el Opus Dei y Josemaría Escrivá. «La audiencia duró alrededor de diez minutos —refiere Orlandis— y antes de terminar el Papa nos pidió que transmitiéramos su especial bendición al Fundador y a todo el Opus Dei».]]> <![CDATA[14.1.1932]]> Después de acompañar en el momento de la muerte a una enferma, escribe: “Bendito sea el dolor. Amado sea el dolor. Santificado sea el dolor... ¡Glorificado sea el dolor!”]]> <![CDATA[13.1.1902]]> Josemaría es bautizado en Barbastro. De ese día, tuvo un recuerdo material permanente en su residencia de Roma: en 1957, el Cabildo de la Catedral y el Obispo de Barbastro, le regalaron las piedras de la pila bautismal. Convenientemente restaurada, se colocó en el acceso de la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz, en Roma, como pila de agua bendita. Con frecuencia, al pasar junto a ella, repetía: “aquí me hicieron cristiano”. Le gustaba recordar su bautismo y meditar sobre la recepción del don de la fe y el inicio de la presencia del Espíritu Santo en el alma, que comenzaba a realizar de un modo misterioso, pero eficaz, su labor de santificación: “Al traerte a la Iglesia —se recoge en Forja—, el Señor ha puesto en tu alma un sello indeleble, por medio del Bautismo: eres hijo de Dios. No lo olvides”.]]> <![CDATA[12.1.1938]]> “Dile, a... ése, que necesito cincuenta hombres que amen a Jesucristo sobre todas las cosas”. Este punto de Camino nace de una anotación semejante hecha en 1938, a los pocos días de llegar a Burgos.]]>