San Josemaría Escrivá
Libros

Via Crucis

Etiquetas: Via Crucis
«Señor mío y Dios mío, bajo la mirada amorosa de nuestra Madre, nos disponemos a acompañarte por el camino de dolor, que fue precio de nuestro rescate. Queremos sufrir todo lo que Tú sufriste, ofrecerte nuestro pobre corazón, contrito, porque eres inocente y vas a morir por nosotros, que somos los únicos culpables. Madre mía, Virgen dolorosa, ayúdame a revivir aquellas horas amargas que tu Hijo quiso pasar en la tierra, para que nosotros, hechos de un puñado de lodo, viviésemos al fin en la libertad y gloria de los hijos de Dios».

Con esta oración comienzan las páginas de este Via Crucis, en las que san Josemaría acompaña al Señor durante las catorce estaciones hasta su muerte redentora en el Calvario.

Comenta Mons. Álvaro del Portillo en el Prólogo que cuando san Josemaría animaba a los cristianos a seguir los pasos de Jesús por la Vía dolorosa y a meterse en las llagas de Cristo Crucificado, «no hacía más que comunicar su propia experiencia, mostrar el atajo que iba recorriendo a lo largo de todo su caminar terreno, y que le condujo a las más altas cimas de la espiritualidad. Su amor hacia Jesús fue siempre una realidad tangible, recia, tierna, filial, conmovedora».

>>>Leer el libro (www.escrivaobras.org).