PortadaBajo su impulsoUniversidad de Navarra
Bajo su impulso

Universidad de Navarra

Etiquetas: Formación, Responsabilidad, Universidad
San Josemaría en el aula magna  octubre de 1972
San Josemaría en el aula magna octubre de 1972
La Universidad de Navarra fue fundada en 1952 por san Josemaría Escrivá de Balaguer, quien resumía con estas palabras la misión de la Universidad: «Queremos que aquí se formen hombres doctos, con sentido cristiano de la vida; queremos que en este ambiente, propicio para la reflexión serena, se cultive la ciencia enraizada en los más sólidos principios y que su luz se proyecte por todos los caminos del saber».

El proyecto comenzó a hacerse realidad el 17 de octubre de 1952, cuando el entonces Estudio General de Navarra inició su actividad académica con ocho profesores que impartían clases de Derecho a 42 alumnos. Adquirió el rango de universidad en 1960. En 1954 se puso en marcha la Facultad de Medicina, y en 1961, la clínica Universitaria. El CIMA, Centro de Investigación Médica Aplicada, que busca llevar la investigación a la aplicación clínica, además de colaborar con la industria farmacéutica y biotecnológica en el desarrollo de productos para diagnóstico y tratamiento, fue inaugurado en el 2004. Sus campos de investigación son: Terapia Génica y Hepatología, Ciencias Cardiovasculares, Neurociencias y Oncología.

Con cuatro campus en Pamplona, San Sebastián, Madrid y Barcelona, la Universidad ofrece en el 2008, 27 titulaciones oficiales de grado y 25 másteres oficiales. Está formada por 1.900 profesores y 14.000 estudiantes.

Entre los centros de la Universidad de Navarra con especial proyección internacional, destaca el IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa), una escuela de negocios que inició su andadura en 1958. Actualmente tiene sedes en Madrid y en Barcelona. En el campus de San Sebastián se encuentra el Instituto Superior de Secretariado y Administración (ISSA) y la Escuela Superior de Ingeniería.

San Josemaría recordaba que la universidad debe perseguir sobre todo «la realidad del trabajo bien hecho, la preparación científica adecuada durante los años universitarios. Con esta base, hay miles de lugares en el mundo que necesitan brazos, que esperan una tarea personal, dura y sacrificada. La Universidad no debe formar hombres que luego consuman egoístamente los beneficios alcanzados con sus estudios, debe prepararles para una tarea de generosa ayuda al prójimo, de fraternidad cristiana».

Con el paso de los años, otras universidades promovidas por fieles de la prelatura del Opus Dei junto con otras personas han surgido en distintos países: Argentina, Colombia, Chile, Filipinas, Italia, México, Perú, Venezuela, Uruguay, etc.

Aspectos particulares

Entre las características particulares de la Universidad de Navarra, cabe mencionar el esfuerzo por ofrecer una formación personalizada. En el 2008 se consiguió el promedio de un profesor por cada cinco estudiantes (828 profesores y 867 profesores asociados, para 9.188 en estudios de grado).

Otro aspecto destacable es la procedencia geográfica tan variada de los alumnos: el 68% de los estudiantes de grado, proceden del resto de las regiones españolas y de otros países.
Biblioteca
Biblioteca

Desde 1990, más de 3.000 voluntarios han formado parte de “Universitarios por la ayuda social”, iniciativa promovida por alumnos y alentada desde el Rectorado. Sus actividades son, entre otras, visitas a la cárcel de Pamplona y la llamada 'Campaña del kilo' de Navidad. En los últimos años, se ha recogido alrededor de once toneladas de comida para repartir entre personas con pocos recursos. Pero la ayuda social no se limita al entorno de la ciudad, adquiere dimensión internacional en países como Perú, Kenia, Guatemala y la India donde los universitarios han desarrollado actividades de solidaridad.

En la orientación de la vida universitaria de los cuatro campus de la Universidad de Navarra, subyace el espíritu del Opus Dei y la figura de san Josemaría. José Mª Bastero, rector de la Universidad entre 1996 y 2005, glosa la idea que el fundador tenía del alma mater: «Hay un paralelismo entre su mensaje de la santificación de la vida ordinaria y su visión de la Universidad. Lejos de cualquier elitismo cerrado, que es una tentación permanente en el mundo universitario, Josemaría Escrivá de Balaguer propone una Universidad integrada en la sociedad, que comparte sus problemas y sus retos, afrontándolos con la profundidad científica que le es propia, y formando ciudadanos –son sus palabras– dispuestos a construir una sociedad más justa».

Más información: www.unav.es