PortadaBajo su impulsoEscuelas en Congo
Bajo su impulso

Escuelas en Congo

Etiquetas: Solidaridad, Harambee, Congo
Promotor: Cecfor
Beneficiarios: 100 estudiantes
Contribución de Harambee: 33.000 euros

En 2008 un grupo de padres y de profesionales de la educación crearon la African Associaton for the Education and Training (AFEDI), como una organización sin ánimo de lucro. El propósito de AFEDI es contribuir a la educación de los jóvenes congoleses a través de las escuelas promovidas por padres y aprobadas por el Ministerio de Educación.

Actualmente, AFEDI ha establecido dos nuevas escuelas: la Liziba High School y Bozindo School, que funcionan desde septiembre de 2009, en un edificio alquilado. AFEDI ha comprado una parcela con que se utilizaba como granja, a las afueras de Kinshasa. Se prevé la adaptación de las construcciones que ya había en aulas escolares. Harambee contribuirá con materiales didácticos necesarios para el centro.

¿Qué puedo hacer con un donativo?
-Con 100 euros al mes: pagar la formación de 1 profesor. Costo total al año: 1200 euros.
-Con 200 euros: cubrir las necesidades de materiales didácticos para un salón de clases.

Una historia
Louis y Esther tienen siete hijos: seis niños y una niña. Los dos trabajan para sacar adelante la familia y están muy felices con Bozindo, la escuela a la que van tres de sus niños. Louis se ocupa del transporte de alumnos y Esther organiza actividades con los padres. "La escuela es algo que nos pertenece porque nuestros hijos son los primeros que se benefician. La calidad de la enseñanza es muy buena. Nuestros hijos Jean-Michel y Karol han comenzado a interesarse en la lectura gracias a la biblioteca de Bozindo".

"También se desarrollan numerosas actividades extra escolares y los chicos están tan contentos con ellas que quieren ir a la escuela todos los días". "Como no tenemos la posibilidad de mantener la escuela", dice Louis, "organizamos actividades para recoger fondos junto con otros padres. La última vez éramos siete matrimonios".

"El director ha dicho, prosigue Esther, que tenemos un gran terreno que si se reestructuran los edificios que tiene, podremos tener una escuela más grande, con un campo de fútbol y una infraestructura menos precaria que la que tenemos ahora". Y concluye, "lo más importante es que mis hijos han cambiado: son más serviciales, se ayudan entre ellos y hacen los encargos que les mandamos. Los veo más contentos y esto no tiene precio".

Más información sobre Harambee