PortadaDesde Roma"Lumen fidei", la primera encíclica del Papa Francisco
Desde Roma

"Lumen fidei", la primera encíclica del Papa Francisco

Etiquetas: Doctrina, libros, Papa Francisco
  El título de la primera encíclica del Papa Francisco es “Lumen fidei”, la luz de la Fe. El Papa la ha escrito a partir de un texto que dejó preparado Benedicto XVI.

El documento “no es muy extenso”, ha dicho el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi S.I., será presentado a las 11,00 en esa sede por el cardenal Marc Ouellet, P.S.S, Prefecto de la Congregación para los Obispos y por los arzobispos Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. El Papa Francisco ya lo había definido en público como “un texto fuerte”.

Las encíclicas son documentos papales en forma de carta que los pontífices dirigen “a todas las personas de buena voluntad”. Juan Pablo II publicó catorce y Benedicto XVI publicó tres.

Tradicionalmente la primera encíclica de un Papa suele mostrar las prioridades del pontificado. No parece el caso de esta encíclica puesto que el texto estaba ya muy avanzado cuando lo recibió Francisco.

Documentos relacionados

Vídeo

"El catequista mantiene viva la memoria de Dios"

Miles de catequistas fueron a la Plaza de San Pedro para participar en la Misa con el Papa. En su homilía, Francisco explicó que un catequista es alguien que mantiene viva la memoria de Dios, guiándose por el Evangelio y encendiendo la fe en los demás.

Vídeo

El Bautismo y la Eucaristía, semillas de resurreción

El audiencia del miércoles, el Papa Francisco habló de la resurrección de la carne y dijo que las personas participan diariamente de la vida eterna, ya que sacramentos como la Eucaristía o el Bautismo son también "semillas de resurrección".

Vídeo

"Quien practica la misericordia no tiene miedo a la muerte"

El Papa Francisco explicó en la audiencia de este miércoles que cuando la muerte se considera como el final de todo, se transforma en una amenaza ante la que se reacciona con miedo. Por eso, el Santo Padre dijo que quienes viven pensando en los demás, no temen a la muerte porque el bien realizado y el bien recibido no han sido inútiles.

Documentos