PortadaDocumentaciónArtículos y EstudiosAin Karim, la patria del Precursor
Documentación
Artículos y Estudios

Ain Karim, la patria del Precursor

J. Gil

Etiquetas: Fe, Tierra Santa, Huellas de nuestra fe
Huellas de nuestra fe
Gráfico: J. Gil
Gráfico: J. Gil

Ain Karim es un pueblecito situado unos seis kilómetros al oeste de la Ciudad Vieja, en las afueras de la Jerusalén actual. Sus edificios de piedra clara se arraciman en las laderas de unas colinas frondosas, donde los bosques de pinos y cipreses se alternan con los cultivos de vides y olivos, dispuestos en terrazas. Parece que en tiempos del Señor era una ciudad reservada a los sacerdotes y levitas; la proximidad al Templo facilitaba que se desplazasen para cumplir el turno que tenían cada seis meses. Según antiguas tradiciones, en esta localidad se hallaba la casa de Zacarías e Isabel: aquí se habría encaminado Santa María cuando, una vez recibido el anuncio del ángel Gabriel en Nazaret, se levantó y marchó deprisa a la montaña, a una ciudad de Judá (Lc 1, 39); y tres meses después, cuando le llegó a Isabel el tiempo del parto (Lc 1, 57), aquí habría nacido san Juan Bautista.

Descargas
Formato pdf para imprimir (A4)

El recuerdo de estos hechos narrados por san Lucas se conserva actualmente en dos iglesias: la de la Visitación, que se encuentra en un paraje alto, saliendo del pueblo hacia el sur, más allá de una fuente que ha abastecido a sus habitantes desde tiempo inmemorial; y la de San Juan Bautista, considerada el sitio de su alumbramiento, que se alza en el centro de la localidad. Las dos pertenecen desde el siglo XVII a la Custodia de Tierra Santa.

La iglesia de la Visitación
María entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando en voz alta, dijo:

El santuario de la Visitación, en Ain Karim. Foto: Nicola e Pina (Panoramio).
El santuario de la Visitación, en Ain Karim. Foto: Nicola e Pina (Panoramio).
—Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde a mí tanto bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme? Pues en cuanto llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno; y bienaventurada tú, que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor (Lc 1, 40-45).

Se llega hasta la iglesia de la Visitación por una subida escalonada, desde la que se domina Ain Karim y sus alrededores. Al final de la cuesta, el recinto está delimitado por una artística verja, que da entrada a un patio alargado: a la izquierda, en una pared del santuario, un mosaico representa a Santa María en viaje desde Nazaret, a lomos de un burro y rodeada de ángeles; a la derecha, junto a la puerta, un conjunto escultórico muestra el saludo de las dos mujeres; detrás, el muro está cubierto por el Magníficat, el himno que María exclamó, escrito en numerosos idiomas:

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres—
en favor de Abraham y su descendencia por siempre

(Lc 1, 46-55)

En la iglesia de la Visitación se representa la glorificación de Nuestra Señora a través de los siglos. Foto: Alfonso Puertas.
En la iglesia de la Visitación se representa la glorificación de Nuestra Señora a través de los siglos. Foto: Alfonso Puertas.
Las excavaciones arqueológicas han demostrado que el culto cristiano en el lugar se remonta al período bizantino; al mismo tiempo, parece que hasta la llegada de los cruzados se habría recordado aquí un suceso posterior a la Visitación relatado por el Protoevangelio de Santiago, un escrito apócrifo del siglo II: la huida de santa Isabel con su hijo, para salvarlo de la matanza de niños ordenada por Herodes en Belén y toda su comarca (Mt 2, 16). La memoria de esta tradición se conserva en la cripta de la iglesia, a la que se accede desde el patio. Se trata de una capilla rectangular con una antigua gruta adaptada al culto, que está cerrada con una bóveda de piedra y tiene en el fondo un pozo alimentado por una fuente. A la derecha de la galería, en un nicho, se custodia una roca venerada como el escondite de san Juan Bautista.

La iglesia de la Visitación, terminada en 1940, se levanta sobre la cripta, en el mismo espacio que ocupó la construida por los cruzados en el siglo XII. La entrada habitual es a través de una escalera exterior que arranca en el patio y pasa por una zona ajardinada. En el interior, los motivos pictóricos muestran la exaltación de Nuestra Señora a lo largo de los siglos: María mediadora en las bodas de Caná; la Santísima Virgen, nuestro refugio, acogiendo bajo su manto a los fieles; la proclamación de su maternidad divina en el concilio de Éfeso; la defensa de la Inmaculada Concepción por el beato Duns Scoto; y la intercesión en auxilio de los cristianos en la batalla de Lepanto.

La iglesia de San Juan Bautista
Le llegó a Isabel el tiempo del parto, y dio a luz un hijo. Y sus vecinos y parientes oyeron la gran misericordia que el Señor le había mostrado y se congratulaban con ella. El día octavo fueron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías. Pero su madre dijo:
—De ninguna manera, sino que se llamará Juan.
Y le dijeron:
—No hay nadie en tu familia que tenga este nombre.

Al mismo tiempo preguntaban por señas a su padre cómo quería que se le llamase. Y él, pidiendo una tablilla, escribió: «Juan es su nombre». Lo cual llenó a todos de admiración (Lc 1, 57-63).
Vista aérea del santuario de San Juan Bautista. Foto: Israel Tourism (Flickr).
Vista aérea del santuario de San Juan Bautista. Foto: Israel Tourism (Flickr).

La iglesia de San Juan Bautista está construida en el lugar que la tradición identifica como la casa de Zacarías e Isabel y, por tanto, donde habría nacido el Precursor. Al igual que en el santuario de la Visitación, los muros del recinto están cubiertos por un himno que resonó aquí por primera vez, el Benedictus, escrito en diversos idiomas:

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo,
por boca de sus santos profetas.
Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
realizando la misericordia
que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán.
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días.
Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tinieblas
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

(Lc 1, 68-79).
Bajo el altar se venera el lugar del nacimiento de san Juan Bautista. Foto: Alfonso Puertas.
Bajo el altar se venera el lugar del nacimiento de san Juan Bautista. Foto: Alfonso Puertas.

El actual santuario ha mantenido la estructura de la construcción cruzada del siglo XII, que a su vez debió de respetar otra precedente, de origen bizantino. Las restauraciones requeridas entre los siglos XVII y XX, además de consolidar el edificio, sirvieron para enriquecerlo y llevar a cabo valiosos estudios arqueológicos. Se trata de una iglesia de tres naves y cúpula en el crucero, con una gruta excavada en el ábside del lado norte. Sin duda, formaba parte de una vivienda hebrea del siglo I: según la tradición, la casa de Zacarías; debajo del altar, una inscripción en latín indica que allí nació san Juan Bautista: Hic Præcursor Domini natus est.

Misterio de alegría
«La atmósfera que empapa el episodio evangélico de la Visitación es la alegría: el misterio de la Visitación es un misterio de gozo. Juan el Bautista exulta de alegría en el seno de santa Isabel; ésta, llena de alegría por el don de la maternidad, prorrumpe en bendiciones al Señor; María eleva el Magníficat, un himno todo desbordante de la alegría mesiánica. Pero ¿cuál es la misteriosa fuente oculta de esta alegría? Es Jesús, a quien María ya ha concebido por obra del Espíritu Santo, y que comienza ya a derrotar lo que es la raíz del miedo, de la angustia, de la tristeza: el pecado, la esclavitud más humillante para el hombre» (Beato Juan Pablo II, Homilía, 31-V-1979).

La experiencia —propia y ajena— demuestra que se está mal lejos de Dios, viviendo de modo egoísta; por el contrario, es fuente de alegría acercarse al Señor, reconocerle presente en nosotros y en medio de nosotros como un amigo, un hermano, que nos acompaña e ilumina en nuestro deseo de cumplir la voluntad del Padre. «No seáis nunca hombres y mujeres tristes —advertía el papa Francisco pocos días después de su elección—: un cristiano jamás puede serlo. Nunca os dejéis vencer por el desánimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con Él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables, y ¡hay tantos!» (Francisco, Homilía, 24-III-2013).

Ante el peligro del desaliento, que puede venir por las contrariedades externas o —quizá más a menudo— por la constatación de la personal miseria, un consejo de san Josemaría servirá para avivar nuestra fe: sé sencillo. Abre el corazón. Mira que todavía nada se ha perdido. Aún puedes seguir adelante, y con más amor, con más cariño, con más fortaleza.

Refúgiate en la filiación divina: Dios es tu Padre amantísimo. Esta es tu seguridad, el fondeadero donde echar el ancla, pase lo que pase
Refúgiate en la filiación divina: Dios es tu Padre amantísimo. Esta es tu seguridad, el fondeadero donde echar el ancla, pase lo que pase en la superficie de este mar de la vida. Y encontrarás alegría, reciedumbre, optimismo, ¡victoria! (Via Crucis, VII estación, punto 2).

Conscientes de ser hijos de Dios, con afán apostólico, sentiremos la necesidad de contagiar nuestra felicidad a otros, de dar luz a las almas para que muchos no permanezcan en tinieblas, sino que anden por senderos que llevan hasta la vida eterna (Forja, n. 1): porque deber de cada cristiano es llevar la paz y la felicidad por los distintos ambientes de la tierra, en una cruzada de reciedumbre y de alegría, que remueva hasta los corazones mustios y podridos, y los levante hacia Él (Surco, n. 92).

Ante el inmenso panorama de almas que nos espera, ante esa preciosa y tremenda responsabilidad, quizá se te ocurra pensar lo mismo que a veces pienso yo: ¿conmigo, toda esa labor?, ¿conmigo, que soy tan poca cosa? —Hemos de abrir entonces el Evangelio, y contemplar cómo Jesús cura al ciego de nacimiento: con barro hecho de polvo de la tierra y de saliva. ¡Y ése es el colirio que da la luz a unos ojos ciegos! Eso somos tú y yo. Con el conocimiento de nuestra flaqueza, de nuestro ningún valer, pero —con la gracia de Dios y nuestra buena voluntad— ¡somos colirio!, para iluminar, para prestar nuestra fortaleza a los demás y a nosotros mismos (Forja, n. 370).

Enlaces de interés:
Página de la Custodia de Tierra Santa sobre la iglesia de San Juan Bautista
Página de la Custodia de Tierra Santa sobre la iglesia de la Visitación
Vídeo de la Custodia de Tierra Santa sobre Ain Karim