San Josemaría Escrivá
La Vida

Años difíciles

Etiquetas: Fe, Fortaleza, Iglesia, Concilio Vaticano II, Virgen
”Si rezamos todos juntos, si ponemos un poquito de nuestra buena voluntad, el Señor nos dará su gracia y pasará esta noche oscura, esta noche tremenda. Vendrá el alba, la mañana llena de sol.”

San Josemaría en Fátima, 1972
San Josemaría en Fátima, 1972
El 22 de diciembre de 1971, mostraron a san Josemaría una antigua imagen de Nuestra Señora. Era una talla grande, casi de tamaño natural, muy hermosa pero muy mal conservada. El Fundador se apenó al verla en aquel estado, y comenzó a rezar ante la imagen con palabras llenas de cariño. ¿De qué templo la habrían quitado? ¿Por qué aquel abandono y aquella desidia? Profundamente se dolió san Josemaría ante aquella falta de delicadeza filial con una imagen de la Madre de Dios. Quiso que la restauraran y que la colocaran en un lugar adecuado donde tuviese siempre a sus pies flores frescas. Quería desagraviar a la Señora con detalles de amor, por las múltiples ofensas que tantos hombres, también católicos, hacían a su Hijo durante aquellos años.

Había una gran crisis de fe: confesonarios vacíos, sagrarios olvidados, desobediencias a los Pastores de la Iglesia, ataques al misterio cristiano, burlas de la piedad, etc.

Fuertes en la fe

El día 1 de enero de 1970, en la primera página de su epacta —el calendario litúrgico donde a comienzos de año solía escribir una jaculatoria—, puso en lengua latina estas palabras llenas de esperanza: ¡que por la intercesión de la Virgen María seamos fuertes en la fe!

Durante aquel período de crisis de fe, hubo algunas personas que promovieron desobediencias hacia el magisterio del Santo Padre, junto con errores doctrinales y prácticos. San Josemaría sufrió indeciblemente. Tanto era su dolor por las terribles ofensas que recibía el Señor y la grave desorientación de tantas personas en el mundo y en la Iglesia, que en muchas ocasiones lloró. Rezaba intensamente sin cesar, unido al sentir del Papa, quien en una de sus alocuciones pontificias dijo tener la sensación de que “a través de alguna grieta ha entrado el humo de satanás en el templo de Dios”.

En Luján, Argentina
En Luján, Argentina
Petición por la Iglesia y el Romano Pontífice

Movido por su amor al Santo Padre, escribió una larga carta a los fieles del Opus Dei pidiendo que defendieran “la autoridad del Romano Pontífice, que no puede estar condicionada más que por Dios”.

Acudió a la oración y a la mortificación, con esperanza y optimismo, confiando en la acción vivificadora del Espíritu en su Iglesia; pidió a numerosas personas que ofreciesen el rezo del Santo Rosario por esa intención, y se abandonó en las manos de Dios y de su Madre, peregrinando a diversos santuarios marianos.

“Iré como un creyente del siglo XII: con el mismo amor, con aquella sencillez y con aquel gozo. Voy a pedir por el mundo, por la Iglesia, por el Papa, por la Obra”. En 1970, quiso comprar miles de rosarios para regalar a todo el que viniera a verlo, y pedir que rezara por la Iglesia.

En aquellos momentos tan duros, sus enseñanzas rezumaban fidelidad, amor a la Iglesia y esperanza. “Sí, es cierto que es un tiempo de falta de fe —dijo durante una estancia en Portugal—, y también es tiempo de mucha fe. Actualmente hay personas —yo conozco alguna— que jamás habían hecho como ahora tantos actos de abandono en la misericordia de Dios. Si rezamos todos juntos y ponemos un poquito de nuestra buena voluntad, el Señor nos dará su gracia y pasará esta noche oscura, esta noche tremenda. Vendrá el alba, la mañana llena de sol. ¡Como estos días de Lisboa, que son una maravilla!”

En los santuarios marianos

Peregrinó a Fátima y Torreciudad, donde había impulsado la construcción de un Santuario en honor de la Madre de Dios. En el mes de mayo de 1970 viajó a México, y oró en la Basílica de Guadalupe, donde hizo una novena en la que pidió intensamente por la Iglesia y por el Opus Dei.

Durante aquellos días, arrodillado en una tribuna lateral del templo, rezaba el Rosario y se dirigía a la Virgen con la confianza de un hijo con su madre:

Rezando ante N. Sra. de Guadalupe, Mexico
Rezando ante N. Sra. de Guadalupe, Mexico
“Señora nuestra, ahora te traigo —no tengo otra cosa— espinas, las que llevo en mi corazón; pero estoy seguro de que por Ti se convertirán en rosas. Haz que en nosotros, en nuestros corazones, cuajen a lo largo de todo el año rosas pequeñas, las de la vida ordinaria, corrientes, pero llenas del perfume del sacrificio y del amor. He dicho de intento rosas pequeñas, porque es lo que me va mejor, ya que en mi vida sólo he sabido ocuparme de cosas normales, corrientes, y, con frecuencia, ni siquiera las he sabido acabar; pero tengo la certeza de que en esa conducta habitual, en la de cada día, es donde tu Hijo y Tú me esperáis”.

“Aquí estoy, porque ¡Tú puedes!, porque ¡Tú amas! Madre mía, Madre nuestra evítanos todo lo que nos impida ser tus hijos, todo lo que intente borrar nuestro camino o adulterar nuestra vocación. Dios te salve, María, Hija de Dios Padre; Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo; Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo; Dios te salve, María, Templo de la Trinidad Beatísima, ¡más que Tú, sólo Dios!: ¡que se vea que eres nuestra Madre!, ¡lúcete!”

A la preocupación por la Iglesia, se unía en aquel tiempo su búsqueda de una configuración jurídica definitiva, adecuada al carisma fundacional y al fenómeno teológico y pastoral del Opus Dei. El Concilio había abierto nuevas posibilidades en el marco del Derecho Canónico, como las prelaturas personales.

Documentos relacionados

Vídeo

Francisco celebra el Día de la Madre con los peregrinos en San Pedro

Vídeo. (Rome Reports). "Hoy en muchos países se celebra la fiesta de la madre. Recordemos con gratitud y afecto a todas las madres, las que están hoy en la plaza, nuestras madres, las que todavía están entre nosotros y las que se han ido al Cielo, encomendándolas a María, la madre de Jesús. Y juntos por todas las madres, recemos e Ave María”.

Vídeo

San Josemaría habla de Torreciudad

Vídeo. En 2015 se cumple el 40 aniversario del Santuario de Torreciudad, inaugurado en julio de 1975. San Josemaría habló en 1972, durante una tertulia en Barcelona, de la construcción de este santuario mariano.

Vídeo

Francisco recuerda su viaje a Corea del Sur en la Audiencia General

Francisco explicó las claves de su viaje apostólico a Corea del Sur en la audiencia general. El Papa definió la Iglesia en el país como "joven y dinámica”, y destacó el papel fundamental de laicos, mártires y jóvenes en su historia.

Vídeo

El Papa en la audiencia: No se puede ser cristiano por tu cuenta

El Papa dijo que la Iglesia es una familia en la que se aprende a ser discípulos de Jesús. Añadió que los cristianos tienen que estar agradecidos a quienes les han transmitido la fe, como los padres, sacerdotes o catequistas.

Documentos